TOMA DE DECISIONES, la clave para dirigir tu vida

¿TE CUESTA TOMAR DECISIONES?

¿Te ha pasado alguna vez que has perdido la gran oportunidad de tu vida por no decidirte a tiempo?

¿Te pasa a menudo que, ante una toma de decisiones, te bloqueas, sin saber qué dirección tomar?

¿Tienes la sensación de que en tu vida pasan pocas cosas emocionantes porque nunca encuentras el momento para decidirte a dar un salto hacia adelante?

Es más, ¿te ocurre que ya te estás empezando a dar cuenta de que te lo piensas demasiado y eso hace de tu vida algo que se aleja bastante de tus sueños?

Si es tu caso, sigue leyendo: ¡este artículo es para ti!


yes-238381_640


TOMAR DECISIONES TE DA PODER

Solemos pensar que la clave del éxito en cualquier campo, radica en tomar la decisión acertada; esa decisión perfecta que solucionará todos tus problemas.

Si bien es cierto que esto tiene su importancia, más cierto es que, a la espera de la iluminación que guíe tus pasos, lo más probable es que se te pase, literalmente, la vida sin hacer gran cosa, salvo esperar.

Dicho de otra manera: el miedo a equivocarte en tus decisiones ya te está causando en sí mismo el malestar que tratas de evitar.

Resulta irónico, pero es así. Y se convierte en problema cuando se cronifica y la indecisión nos invade hasta para elegir una película o un plato del menú.

Este artículo trata la cuestión de la indecisión de manera interesante: http://www.lifeder.com/indecision/


¡ELIGE!

Lo que hace que seas el protagonista en tu vida, y no un mero espectador, es la capacidad de tomar decisiones a menudo, con cierta rapidez y audacia.

Si te mueves, el mundo a tu alrededor se mueve y te presenta nuevas oportunidades.

¿Has visto esa película de Indiana Jones en la que el protagonista ha de saltar al vacío para que se despliegue un puente?

No ve nada que pueda salvarlo, pero si salta, aparecerá el puente que lo llevará al otro lado. Sin embargo, él tiene que hacer un primer salto de confianza para hallar su recompensa. 

Me parece una metáfora estupenda de lo que ocurre en realidad en nuestras vidas: la vida se abre ante ti si tienes el coraje de abrirte TÚ primero ante ella, confiar y lanzarte al vacío.

¿Te ha pasado alguna vez que tomaras una decisión impulsiva, basado en la intuición o en el entusiasmo del momento, o quizá por la urgencia de la situación, y todo saliera sorprendentemente bien?

¿O quizá no fue un resultado idílico, pero eso dio pie a nuevas oportunidades?

Creo que a todos nos ha pasado al menos alguna vez. Sobretodo en la más tierna juventud. Toma nota de ello.

La toma de decisiones es tu derecho por estar vivo. Y diría más: equivocarte también es tu derecho.

No elegir también es una elección

Muchas veces pensamos que no elegir es la mejor manera de eludir una situación complicada. Sin embargo, la falta de decisión ya es una decisión en sí misma, pues tendrá sus consecuencias.

Y seguramente no serán las más deseadas.

En este artículo se habla de esta idea.


TOMA DE DECISIONES ACERTADA

Como he dicho antes, creo firmemente que la manera más eficaz de «desatascarnos» en la toma de cualquier decisión, es renunciar a la perfección y aceptar un poco más la equivocación.

Las equivocaciones, muchas veces, a la larga, resultan no serlo.

Sin embargo, comprendo que quieras hacer una buena elección, sobretodo si la decisión que has de tomar, es importante para ti.

Te ayudará el hecho de tener en cuenta ciertas consideraciones:

  • ¿Qué es lo que en verdad deseas intensamente? En relación a la decisión que quieres tomar, ¿cuál es tu resultado ideal? Olvídate por un momento de los obstáculos y céntrate por entero en tu situación idílica, como si todo fuera posible.
  • ¿Qué recursos tienes para lograrlo? Seguramente tienes muchos más de los que piensas. Reflexiona y, si puede ser, apunta todo aquello que ya tienes y te puede ayudar a la consecución de tu meta. Todo vale: habilidades, actitudes, entusiasmo, amistades, contactos, material, capital, tiempo libre, espacio… Tenlo todo en cuenta y alégrate de disponer de todo eso.
  • ¿Cómo puedes alimentarlos para que se mantengan e incluso aumenten en calidad o cantidad? A menudo pensamos demasiado en lo que nos falta y no agradecemos ni cuidamos lo que ya tenemos. Sé tú diferente en eso y encuentra maneras de mantener y hacer aumentar tus recursos (si tienes una gran disciplina, enfócala en tus objetivos, si tienes amigos que pueden motivarte o apoyarte en lograr lo que quieres, pídeles ayuda, etc).
  • ¿Qué recursos te faltan para lograrlo? Haz un inventario de aquello que te falta y necesitas trabajar para disponer de ello.
  • ¿Como puedes disponer de esos recursos? Piensa a lo grande y encuentra estrategias para hacerte con esos recursos. Sé creativo en ésto y si no puedes hacerlo de la manera más evidente, busca un modo alternativo (si necesitas formación y no tienes dinero para pagártela, encuentra a alguien que disponga de conocimientos en el tema y ofrécele algo a cambio, por ejemplo).

Tener en cuenta estos puntos, te llevará a tomar un sucesión de decisiones enfocadas en aproximarte a aquello que quieres que exista en tu vida.


PLANTÉATE TUS GRANDES OBJETIVOS EN LA VIDA

Para tomar decisiones más acertadas, hay un momento en el que debes hacer una reflexión profunda.

Al márgen de una toma de decisiones puntual, piensa en cual es tu mayor meta en la vida. Sé que suena abrumador.

Está bien, puedes escoger dos o tres, pero no más. Piensa en que es lo más importante para ti, prioriza al máximo y piensa qué quieres lograr cuando te olvidas de las limitaciones. ¿Cuáles son tus metas más ambiciosas?

Es posible que, cuando pienses en ellas, te surjan algunas otras secundarias que van relacionadas. Te sugiero que las anotes todas, pero ten claras cuáles son las principales.

Imagínate un árbol: el tronco eres tú y las ramas más fuertes son tus grandes metas y prioridades. Las ramitas pequeñas surgen de las anteriores, y también son importantes, pero es necesario no confundirlas. Así que decide y recuerda bien que escribirías en esas ramas principales de tu árbol.

Esas metas son las que han de dirigir toda toma de decisiones en tu vida, por burda que sea. Si has de ver una peli el domingo por la tarde, mejor si te va a dar una información útil para acercarte a tus logros deseados.


CUANDO TENGAS CLARAS TUS METAS, ESTRECHA EL FOCO

¿A qué me refiero con esto? Pues, ni más ni menos, que seas selectivo y deseches sin contemplaciones aquello que te aleje de tu camino hacia tus metas.

¡Simplifica!

Por ejemplo, se te plantea la posibilidad de asistir a una aburrida fiesta que no te apetece nada y se da el caso de que tu mayor sueño es ser dibujante de cómics.

La fiesta es un rollo y tus amigos, que además tienen tu misma afición, te han invitado a tomar unas cervezas. Te apetece más la segunda opción. Pero a la fiesta, asiste una persona que sabes que tiene contactos en ese mundillo del cómic. ¡Ves a la fiesta! Olvídate de toda la gente y haz lo posible por entablar una conversación interesante con esa persona.

Verás que te resulta mucho más fácil decidirte cuando tengas bien claro el objetivo final. Podrás distinguir con claridad lo que va acorde con tus metas y lo que no. Eso te dará la fuerza que necesitas para decidirte sin titubear.

Simplifica al máximo y cada vez que te halles ante una encrucijada, plantéate el objetivo final y decide que opción te acerca más a éste.

Cuando lo hayas hecho unas cuantas veces, cada vez te resultará más fácil hacerlo. Ordenarás rápidamente tus prioridades y sabrás lo que tienes que hacer.


RESUMIENDO

¡Atrévete a vivir!
¡Atrévete a vivir!

Suéltate un poco, quítale hierro al asunto y atrévete a equivocarte más a menudo, porque esa va a ser la mejor manera de obtener información sobre cuál es el camino a tomar. Aprenderás en base a tu propia experiencia y no a fuerza de teoría que, muchas veces, no sirve para nada.

Ordena tus prioridades, decide cuáles son tus mayores metas y, en cada decisión, pregúntate qué elección te acerca más a ellas. No te dejes distraer por nada.

Atrévete a elegir, atrévete a equivocarte y, sobretodo, atrévete a ir hacia tus sueños. 

¿Y TÚ QUÉ OPINAS?

Me interesa tu opinión. ¿En qué te cuesta a ti decidirte? ¿Estás dispuesto a lanzarte un poco más? ¿Tiene sentido para ti tomar decisiones basadas en tus objetivos finales?

 

 

Accede a esta clase gratuita

Descubre ahora los 18 errores más comunes que puedes estar cometiendo y frenan tu Autosanación sin que te des cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com