¿No te sientes a gusto en tu piel? Lee esto.

Desde que recuerdas, te ha acompañado de algún modo, la certeza (en realidad no lo es, pero para ti como si lo fuera) de que hay algo en ti que falla.

No has podido evitar mirar sin descanso a tu alrededor, comparándote con otros.

Has ocultado ciertos aspectos de ti, casi sin darte cuenta, de forma automática, dando por hecho que si alguien te descubre del todo, saldrá corriendo.

Te has esforzado en mejorar en multitud de cosas, con más o menos éxito, pero sigues sin sentirte satisfecha de ti misma.

Has pensado mil veces que tu felicidad te esperaba al conseguir cierto objetivo (aquella pareja que necesitabas, aquel trabajo tan estupendo,…) pero nada ha cambiado tanto, en realidad.

Y estás agotada.

Pues claro, ¿como no ibas a estarlo?

 


¿Y ahora qué?

¿Y qué importa si es algo normal o no?

Lo único que cuenta aquí (al menos aquí, ahora entre tú, yo y este artículo) es que ya te has cansado.

Estás harta y dispuesta a darte de baja de esa idea central y machacona: «No soy suficiente».

Y ahora te preguntas: ¿Hay otra manera de hacer y ver las cosas?

¿Hay otro modo de estar en el mundo?

Si le preguntas al fondo de tu alma… ¿Qué te contesta?


Adelante, «pasa»: ¡Sigue leyendo!

Hay una vocecilla en ti que susurra, aunque sea flojito, que sí, que ha de haber otro modo.

Hay algún cruce del camino en el que te pierdes, no sabes cuál, pero puedes algún día coger el camino acertado.

Automáticamente después, aparecerá una voz gritona y escandalosa vociferando el montón de obstáculos que te vas a encontrar, o el montón de motivos por los que resulta inmensamente difícil cambiar.

Esa voz te hablará del pasado, te recordará los fracasos, mermándote las fuerzas para saltar ahora.

Te hablará de un futuro oscuro.

Antes de apenas respirar, te habrás rendido.

Hasta el próximo ataque de insatisfacción.

Pero este no es el nuevo modo de hacer y ver las cosas que estábamos buscando. Es el mismo de antes. Es el de siempre.

¿Qué pieza falta? ¿Qué ingrediente nos hemos olvidado de poner en la receta?

Ahora te lo cuento.

¿Preparada?

Nos faltaba el…

sigue-leyendo-el-articulo-1


La pieza que falta 

Te hablaba de compromiso…

¿Y con quién?

comic-characters-1296069_640

Contigo, y sólo contigo. Olvídate del resto, porque todo se pondrá en su lugar de modo suave y natural si te comprometes de verdad contigo, con tu versión más auténtica, más real. Te comprometes a ser una fiel expresión de esa esencia que te habita.

¿Y cuanto de ese compromiso hace falta?

Todo y más. Hasta que te duela. Hasta que creas perder la cabeza. Hasta verte ir contra viento y marea hacia un precipicio sólo porque tu voz interna así te lo dice.

Ese compromiso necesitas.

¿Podrás hacerlo?

Puedes también no hacerlo, o hacerlo a medias.

Sólo piensa en algo:

El camino que ya has recorrido te va a llevar de nuevo al mismo lugar en el que te encuentras hoy.

¿Quieres algo nuevo?

¿Lo quieres de veras?


Para ponerte en marcha, lo primero es saber dónde estás

Si te sientes insatisfecha, frustrada, poco orgullosa, agotada y sin ilusión de que eso pueda cambiar… En el grado y el tema que sea…

Mírate este pequeño «mapa» de la zona en la que te encuentras.

Porque estás ahí, en el grado y en el tema en qué los sentimientos de derrota que acabo de mencionar, te atrapan:

no-te-gustas


Decide

Con una gran dosis de compromiso (ese que se refuerza a base de practicarlo una y otra vez) vamos a tener que plantarnos en nuestra vida (esa que no nos gusta a veces) y tomar decisiones.

Decisiones que vayan «recalculando la ruta» que llevábamos hasta ahora una y otra vez, hasta que la misma inercia vaya habituándonos a colocarnos en un lugar distinto y, en consecuencia, empecemos a ver resultados muy distintos. Y cada vez más (y mejor).

Si, eso es: la toma de decisiones constante y consciente (basadas todas ellas en un gran compromiso contigo) es la llave de tu libertad; de tu desarrollo.

Veamos un nuevo mapa, este más simpático:

no-te-gustas-1


Concluyendo

Si haces cosas, pasan cosas.

Ponte en marcha y hazlo ahora. Con una decisión (por pequeña que sea) que modifique mínimamente el rumbo.

¿Qué pequeña decisión puedes tomar ahora, que si insistes y vuelves a tomarla una y otra vez, cambiará algo importante?

¿Qué se te ocurre? ¡Piensa y empieza! Y comenta más abajo para compartirlo, si te apetece.

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Apúntate a mi MINICURSO GRATUITO

Cultivarás en ti la actitud y prediposición más favorable para progresar en tu SANACIÓN POR LA EMOCIÓN de forma rápida y eficaz

Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

2 thoughts on “¿No te sientes a gusto en tu piel? Lee esto.

  1. Mientras lo leía fui capaz de verme reflejada,decido y cambio ahora ….en mi caso ,dejar a mi pareja y cambiar el rumbo.
    Espero que aunque el camino sea duro, pueda llegar donde quiero llegar conmigo misma.

  2. Uaauuu!! Qué valiente!
    Todo mi apoyo desde aquí.
    Cuando leo este tipo de mensajes es cuando realmente amo lo que hago.
    Sólo puedo decirte que empieces a escucharte de verdad y sigas ese dictado. Y todos las decisiones que tomes, hasta las más pequeñas, sean un acto de amor y respeto a ti mism@.
    También puedes escribirme libremente en privado a contacto@cristinahortal.com, si quieres compartir algo más.
    Abrazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com