Cuándo crees que no «deberías» enfermar…

Seguimos con más Sanación por la Emoción.

En este caso, inauguro un nuevo apartado dentro de esta sección; Se llama Tú preguntas y simplemente se trata de contestar las consultas y dudas de personas como tú a través de mis vídeos.

Así que iré intercalando entre mi contenido, algunos vídeos reservados a contestar la pregunta de alguna persona que, como tú, está en su aprendizaje de la Sanación por la Emoción y a la que le surgen impedimentos o dificultades.

Si quieres hacerme tu pregunta para que la responda en vídeo, puedes hacerlo en rellenando este breve cuestionario.

Éste vídeo es para contestar a la primera consulta seleccionada.

La consultante, básicamente, tiene la siguiente duda:

 

Si la enfermedad tiene su origen en las emociones, y todo parece estar bien conmigo y con mi vida. ¿Por qué enfermo? No lo entiendo.

 

Más o menos, esta es la consulta. Te lo cuento mejor en el vídeo y doy mi visión al respecto.

¿Has pensado algo parecido alguna vez? Espero te sea útil mi exposición, en ese caso.

 

 

Como siempre, espero serte útil con mi contenido en tu camino de autoconocimiento para que lo puedas aplicar a tu ritmo y según tus circunstancias.

Te veo la semana próxima con más Sanación por la Emoción.

El domingo a las 9:00 a.m.

 

Por cierto, estate atent@ porque estoy preparando un regalo para ti para, precisamente, para facilitarte aún más la integración de una conciencia ampliada con respecto a tus procesos emocionales, tus procesos físicos y la relación que existe entre ambas.

Para asegurarte de que te enteras de esto, puedes suscribirte a mi newsletter en el formulario de más abajo, si no lo has hecho ya. Así te informaré por correo.

 

 

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com