Si vas a tomar una decisión importante… ¿Te lo tienes que pensar mucho?

 

Imagínate que estás ante una encrucijada que parece determinante para ti y tu vida. Tienes la sensación que el hecho de que tomes una opción u otra, marcará el curso de los acontecimientos enormemente.

Parece sensato asumir que te lo tienes que pensar mucho, ¿verdad?

Yo, a estas alturas, la verdad es que discrepo. Y mucho.

Verás, para mí, la respuesta a la pregunta del encabezado es claramente, no.

Con matices, pero no.

Sé que muchos son los mensajes que hemos recibido en la dirección contraria. Se nos ha dicho, por activa y por pasiva, que tenemos que pensar muy bien antes de actuar o de decidir.

Sin embargo…

 

  • Si hablamos de tomar una decisión importante que puede afectarnos profundamente a todos los niveles…

 

  • Y entendemos por pensar, la actividad puramente racional, basada en nuestros esquemas mentales previos…

 

Siento que es un modo muy limitado (y un tanto gris) de vivir.

 

¿Dónde queda atender lo que de verdad anhela nuestra alma?

¿Dónde queda conectar con nuestra verdadera sabiduría, aquella que sabe que podemos superar nuestros límites autoimpuestos y descubrir nuevas capacidades en nosotros?

¿Donde queda conectar con nuestra espiritualidad?

No sé tú, pero…

 

Yo no soy un cuerpo. No soy un cerebro. Y no soy una mente. Soy todo ello y mucho más.

 

 

Es tiempo de ir más allá de tu pensamiento. ¿No te parece? ¿No quieres VIVIR, en mayúsculas? ¿A lo grande?

Te hablo a menudo de tomar nuestras decisiones de forma consciente.

Esto se refiere a decidir despiertos.

Y he aprendido algo…

 

Estar dominado por tus esquemas puramente mentales, no es estar precisamente despierto.

 

Si hablamos de pensar literalmente, creo que es mejor que no lo hagas demasiado. Pues esto te limitará y te hará repetir patrones. Seguirás moviéndote una y otra vez bajo los mismos parámetros.

No estarás tomando una decisión fresca y espontánea que te saque fuera de tus esquemas y te conduzca a explorar nuevos y emocionantes territorios. No verás desplegarse la magia que ocurre cuando haces esto; cuando te abres y confías en nuevas posibilidades.

Así que, como conclusión, te diré que, ante una gran decisión importante, es vital prestar atención a nuestros procesos internos. Y esto implica ir más allá del pensamiento.

Hoy voy a hablarte de algo muy personal que estoy viviendo ahora, para ilustrar esta idea.

O utilizo esta idea para contarte algo personal :).

En realidad es un poco las dos cosas. Ambas me apetecen, las siento y me las permito.

Vamos allá.

 

La magia de decidir consientemente

 

La magia de la vida se expresa en todo su esplendor cuando utilizas cualquier situación que estás viviendo para verte a ti a través de ella.

Es decir, cuando dejas de fijar el centro de tu atención en las circunstancias exteriores. Ya no les cedes a ellas tu poder, y vuelves tu atención hacia adentro.

Usas la situación para observar todo lo que emerge de ti a raíz de ella. Tus emociones, pensamientos, resistencias, recuerdos, automatismos…

Ya no crees que la circunstancia ha sido la causante de todos esos procesos internos. Y tú un mero espectador pasivo.

Sino que comprendes que todo eso estaba en ti de forma latente y, a veces invisible. La situación externa no ha hecho más que sacarlo a la superficie para que puedas observarlo.

Observarlo, integrarlo y hacer con ello lo que consideres. A veces se tratará de fijarlo, a veces de soltarlo, otras de trascenderlo.

Este compromiso de mirarte a ti mism@ y entablar una relación más íntima y genuina contigo mism@ a través de tus vivencias; te permite experimentar una verdadera transformación personal.

 

 

Y es a través de esa transformación que la vida se expresa y pueden darse situaciones sorprendentes. Puede aparecer la solución “imposible” y perfecta a un problema que parecía eterno, pueden darse sincronicidades inexplicables…

Es cuando la vida se expresa y tú te sientes conectado a ella. Te sientes vivo.

Eres capaz de fluir, con confianza y los ojos abiertos al mismo tiempo.

Puedes descubrir una versión nueva de ti mism@, incluso.

Para mí eso es vivir y conocerse. Crecer. O recordar que ya eres un gigante.

¿Sabes de lo que hablo? ¿Has vivido aunque sea un atisbo de todo esto?

Seguro que sí…

 

¿Cómo está siendo esto para mí ahora mismo?

 

Paso a hablarte un poco de mí:

Verás, había una cuestión “pendiente” en mi vida (por decirlo de alguna manera) en el último tiempo y hasta hace apenas unos días; una decisión a medio tomar; algo con lo que no acababa de posicionarme.

No lo he vivido de forma conflictiva, pero sí es cierto que no acababa de tener clara cuál era mi inclinación interna.

No acababa de tener del todo claro si, en el fondo, quería o no quería. Ya sabes, había respuestas contradictorias.

Tenía que ver con tener o no otro hijo. 

Como ves, se trata de un tema importante. Una decisión que me puede cambiar la vida, a mí y a mi familia. A nivel interno y externo, de muchas formas.

Es cierto que no es algo que está del todo en nuestras manos (al menos no aparentemente), pero sí lo está el hecho de dejarle la puerta abierta a esa posibilidad.

De hecho, eso ya lo estaba haciendo desde un año y medio atrás. Podía ocurrir de un momento a otro, porque no tomaba medidas para evitarlo.

Si embargo, había una parte de mí que no lo tenía claro.

Una parte que se situaba en el miedo de no saber cómo sería todo. Una parte, en realidad, que desconfiaba un poquito de mi capacidad para sobrellevar la situación si llegaba un bebé nuevo a nuestra vida.

El bebé no llegaba.

 

Ahora ya tengo más que claro que una decisión interna clara, profunda y comprometida, tomada totalmente en coherencia, es poderosísima. Hace que las cosas ocurran.

 

 

Mi mente racional

 

Yo tengo una situación vital atípica (bueno, para mí  esto es cada vez menos importante, pero podríamos decir que mi situación no es la más convencional del mundo).

Mi pareja tiene tres hijos. Y, juntos, tenemos una niña.

Son cuatro, en total.

Te puedes imaginar, a grandes rasgos, el desafío que supone una familia así.

Además, yo vivo lejos de mi familia de origen.

Y para mí, mi trabajo es muy importante, porque me realizo enormemente a través de él.

Valoro mucho disponer de tiempo y energías para realizarlo de forma óptima.

Hay más cosas, pero no quiero entrar en detalles. Puedes imaginarte, en general, los inconvenientes que se me ocurren.

Si me pongo racional y miro pros y contras, desde el miedo y el intento de control, te aseguro que la balanza se inclina hacia el no.

También si mi comodidad dependiera de vivir una vida que se asemeje a la de la mayoría en estos tiempos, la balanza haría el mismo movimiento. Si necesitara situarme en lo que se considera oficialmente “normal” o “conveniente”.

Esos son mis “impedimentos”; mi “película”.

¿Sabes? Creo que siempre tenemos “peros” y dificultades en cada camino nuevo que emprendemos.

En el momento, los obstáculos nos parecen insalvables, porque aún no los hemos superado. Eso no quiere decir que no podamos hacerlo.

Esperar el momento en el que el camino se presente llano y sin trabas, me parece, sencillamente, dejar pasar la vida.

¿Y sabes qué más? Estoy segura de que todos nos sentimos así en momentos decisivos. Por diferentes motivos. Cada uno con su historia, pero es el mismo proceso.

Sólo que nuestros “problemas” nos parecen más reales que los del resto.

Y esto es sólo una ilusión.

 

Mi corazón habla

 

Simplificando: A pesar de todo lo anterior, mi corazón vibra ante la posibilidad de vivir esta aventura.

Me llena de amor y felicidad.

Y no puedo explicarlo mucho más.

Conocerás esta cita:

El corazón tiene razones que la razón desconoce.

Blaise Pascal

 

Pues eso. Poco más que añadir. Yo elijo una vida con corazón. ¿Y tú?

El caso es que he ido resolviendo poco a poco estos conflictos internos en los últimos meses. He ido tomando consciencia de ellos, haciéndoles espacio y encontrando dentro de mí las respuestas.

Sentía últimamente que me estaba posicionando de manera cada vez más clara.

¿Y qué crees que ha ocurrido?

 

 

¡¡¡Síííííí!!! ¡Estoy embarazada! Y feliz :).

Acabo de enterarme, hace unos días. Si, sé que en estos casos, lo habitual es esperar a haber superado el primer trimestre de gestación para dar la noticia. Por prudencia.

Pero… Ya sabes, ¿no? ¡Me da igual!

Me hace feliz compartir esto contigo hoy. Y eso hago.

 

Tú puedes hacer lo mismo con otras cuestiones

 

No quiero cerrar este post sin recordarte que el fondo de distintas situaciones, se asemeja siempre mucho entre sí.

Si nos quedamos eclipsados mirando la forma, veremos multitud de diferencias.

Sin embargo, todo es más simple y parecido de lo que parece.

Y es que sólo hay dos emociones primarias: El miedo y el amor.

O vives desde una o vives desde la otra.

¿Tú que eliges?

Eliges escuchar sólo a tu mente puramente racional (miedo) o eliges escuchar a tu corazón (amor).

Puedes plantearte esto en cada decisión que enfrentes; en cualquier temática: Puedo elegir desde el miedo o el amor.

Tú decides.

En fin, ya me despido, por el momento.

Ha sido un placer compartir esto contigo.

Gracias por estar del otro lado.

¿Quieres decirme algo? ¡Hablemos en los comentarios!

 

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

24 thoughts on “Si vas a tomar una decisión importante… ¿Te lo tienes que pensar mucho?

  1. Primero, te felicito!!!!!
    La verdad es que a veces las decisiones incluso las dejamos en manos de otros, y eso no está bien,

    Me alegra estar suscrita y leerte, gracias.

    1. Hola Rebeca, ¡muchísimas gracias!
      No sé si está bien o no… Pero no estás ejerciendo tu poder y tu libertad, cuando lo haces. A menos que esa un acto consciente y deliberado. Que es una posibilidad, pero ya, e algún modo. está pasando a ser tu decisión propia :).
      Y yo celebro que estés por aquí y que ello te enriquezca.
      Un abrazote.

  2. Enhorabuenaaaaa Cristina!! 😍😍
    Y muchas gracias por compartir y por escribir sobre cómo se toman las decisiones desde el corazón y no desde la mente …, gracias , tus post siempre son muy aclaratorios …👍🏼💕💕

    1. Hola Arantxa
      ¡Muchísimas gracias! Y feliz de que esta historia que hoy os cuento te sirva para poner un poco de “tierra” a esto de escucharse y tomar decisiones desde conectarse con uno.
      A veces puede resultar algo muy abstracto. Por eso comparto mi experiencia.
      Muchísimas gracias también por estar ahí, un abrazo.

  3. Felicidades!!! No podía dejar de comentar este post. Felicidades por lo de tu embarazo y felicidades por tu trabajo! Y gracias, gracias por estar ahi siempre. Un abrazo

  4. Cristina mil y mil gracias por este escrito. Me parecia increible estar leyendo practicamente mi misma historia, yo estoy en ese momento de tomar la misma decision que tu tomaste. Me reconforta mucho leerte y quiero ponerlo en practica. Un abrazo!!

    1. Hola Catalina
      Muchas gracias por tu alegría y tu apoyo. No sabes cuánto me alegra leer tus palabras. Cada vez me cuesta menos compartir una parte íntima de mí, si siento que puede enriquecer a otros. Y es que siempre ocurren estas sincronicidades mágicas; a alguien le llega el mensaje en el momento justo.
      Gracias por compartirlo. Un abrazo grande.

  5. Hola Cristina: FELICITACIONES!!!
    Es una noticia que me llena de alegría y emoción! Me encantó la frase: “Puedo elegir vivir la vida desde el miedo o el amor”. Gracias por tus enseñanzas.

  6. ¡¡Felicidades Cristina!! Me ha encantado leerte y saber tú buena noticia.
    Como tú dices estar entre una decisión u otra es complicado, pero llega el momento y la balanza se desliza hacia el lado que tú corazón te dice y entonces sucede, para ti quedarte embarazada, me alegra muchísimo, en mi caso es otra cosa, verás, terminé la carrera de psicología hace ya bastantes años y además después hice un máster en terapia familiar sistémica, pero nunca me vi preparada para ejercer. Hace poco pensé, (mejor sentí) que estaba desaprovechando la formación que tenía y que tendría que perder mis inseguridades y lanzarme ya de una vez, pero por otro lado me decía, ¿pero es esto en realidad lo que te gusta? El esfuerzo va a ser grande y yo no acababa de “verme” pero, me parecía que haber dedicado tanto tiempo y no vivir de ello era decepcionante.
    Pero la verdad es que lo que realmente me gusta es feng shui, pero en eso no me había formado, y me entraban las dudas… ¿tiro para adelante con la psicología?, ¿seré capaz?, ¿me gusta lo suficiente?, ¿podré ayudar?
    ¿Y si me formo en Feng shui? Pero es presencial y me pilla lejos, pero es lo que más me gusta, ahí si que no me importa el darlo todo.
    Bueno pues cuando ya se me inclinó la balanza hacia el aprender feng shui, me ofrecieron en curso perfecto, es online, me enseñan no solo a practicarlo sino a hacerme profesional y montar mi negocio online para vivir de ello. Me he lanzado de cabeza, las dudas y la dicotomía ha desaparecido y estoy feliz de formarme en lo que me gusta y después (con trabajo y tesón) vivir de ello.
    Un abrazo Cristina!!🤗 Y muchas gracias por compartir tan hermosa noticia y todo el “cacao” sensitivo-pensativo hasta tenerlo claro; me he visto un poco reflejada😊

    1. Hola Carmen
      Gracias a ti por tus palabras y por compartir un trocito de ti :).
      Sí, así es. Cuando uno toma una decisión adentro, en su interior, las cosas se arreglan fácil en el exterior.
      Solemos esperar que las cosas fuera cambien para que el camino y la decisión sean más fáciles y nos podamos sentir más cómodos. Y nada suele ocurrir. Bueno, sí, el paso del tiempo y oportunidades…
      Y fíjate tú, cuando estás dispuesta a darlo todo, como dices, resulta que las cosas se te ponen más fáciles.
      Así lo he experimentado yo muchas veces y sigo maravillándome.
      El camino es hacia dentro. Cuando resuelves el “lío” en tu interior, el universo te abre paso. Pero requiere compromiso con uno y el coraje de verse y aceptarse entero, con todo.
      En fin, me alegro muchísimo de que estés avanzando y alineada contigo.
      Un abrazo grande.

  7. Muchas felicidades, Cristina! Me has emocionado❤. Gracias por compartir , por ser transparente y dejarnos verte. Gracias a todas por los comentarios y las experiencias compartidas. Yo estoy aprendiendo, no me he lanzando aún, y cuando llegue el momento, lo compartiré. Gracias!!!😘😘😘😘😘😘😘😘😘😘

    1. Hola Magda, muchísimas gracias a ti por estar siempre ahí.
      Cuando eres capaz de verte y aceptarte de forma más completa, así te muestras también al resto. Si te fijas, todo es un reflejo de la relación que mantenemos con nosotros mismos.
      Tu predisposición a escucharte y atenderte es el motor. Perdónate cuando no lo hagas y a seguir con una sonrisa. Un abrazo grande y sí, ¡anímate a compartir tus logros!

  8. Muchas felicidades CRISTINA. Me enccanta leerte y desde que estuvimos hablando creo que puedo aprender algo de ti. Es bonito lo que cuentas y me encanta que lo compartas.Espero que poco a poco pueda aprender a vicir desde el corazón y no desde el pensamiento.
    Un abrzo.

    1. Hola Luís, ¡qué sorpresa!
      Gracias por estar y comentar. Sí, verás como es algo que se va aprendiendo. Al principio parece imposible distinguir una voz de otra, o desoír lo que nos parece tan parte de nosotros.
      Cuando empieces a hacerlo, el alivio y la paz sentidas te animarán en la siguiente ocasión. Cada vez es más fácil, y lo difícil acaba siendo lo otro. Abrazos enormes.

  9. Muchas felicidades Cristina!! Que ilusión volver a ser madre de nuevo!!
    Me ha gustado mucho leer tu post!!
    Yo confio mucho en el Universo, y gracias a ello mágicamente apareció mi pareja hace 4 años y ahora mismo he logrado canviar de trabajo!!
    Un abrazo enorme!!!

    1. Gracias, sé que te alegras. Sí, habrás comprobado como esa confianza y ligereza te acompaña a vivir más intensamente y en paz el presente y, como mágicamente, parece hacer que todo fluya de forma favorable. Celebro tus logros contigo.
      Un abrazo enorme para ti.

  10. Hola Cristina, el releerte me gusta mucho, gracias por compartir tan hermosa noticia. Creo que se me dificulta mucho escuchar mi corazón pero me doy cuenta y me acerco a todo lo que crea pueda ayudarme y tú eres inspiración para mi. Felicidades !!! Disfruta cada momento de esta aventura que emprendes. Abrazos

    1. Hola Elva Griselda

      Muchas gracias a ti por tus palabras y, de verdad, es un honor que mi experiencia y mi visión de la misma, pueda inspirarte a relacionarte de una forma más genuina contigo. La dificultad que vives para hacerlo, no es nada fuera de la “normalidad”. En general, no se nos ha enseñado a hacerlo. Ahora nos toca “desaprender” algunas cosas para volver a quiénes somos en realidad. Es un reto y una gran oportunidad al mismo tiempo.
      Un abrazo grande y, de nuevo, gracias por estar ahí y por tu comentario.

  11. Hola Cristina, Enhorabuena por tu próxima maternidad y por este artículo! Transmites de una manera muy cercana algo que realmente es complejo que es dejar que brote nuestro sentir. Aunque en realidad no tendría porqué serlo pero la mayoría estamos en el pensar.
    Cuando he tenido que tomar una decisión importante, también en mi caso fue ser mamá o no hace ya unos años, y lo he hecho desde el sentir, todas esas trabas y dudas (soy muy mayor, cómo lo combinaré con el trabajo, etc) desaparecen y entonces se produce la magía y todo va avanzando de una manera fácil y sencilla.
    Cada vez estoy más convencida que el Universo o llámale como quieras, se alinea y me abre las puertas. Un abrazo

    1. Hola Montserrat
      ¡Qué sorpresa verte por aquí!
      Gracias por tus felicitaciones, tus palabras y tu aportación en general :).
      Es precioso tb como lo expresas tú: “el universo me abre las puertas…”. Esa es también mi experiencia y siento que nuestro papel es confiar en nosotros, en el universo y en la unidad que formamos con todo ello.
      Un abrazo bien grande!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com