Mi testimonio de una curación natural de Espondilitis Anquilosante

 

Éste es el capítulo 2 de mi nueva sección Sanación por la Emoción: Mi curación de una Espondilitis Anquilosante

 

Hoy te cuento más en detalle que nunca mi historia de sanación  natural de una enfermedad considerada crónica: la Espondilitis Anquilosante.

Puede que ya conozcas mi historia, pero hoy me he concedido un buen rato para explicar en vídeo con detalle cómo pasé de estar muy enferma a encontrarme bien físicamente y sentirme mejor en todos los aspectos de mi vida.

En este vídeo te cuento:

  • Cómo era mi “cuadro físico” cuando estaba enferma (síntomas, limitaciones…)
  • Qué soluciones buscaba y como me iba con ellas (no demasiado bien)
  • Cómo era mi vida personal en aquellos momentos; cómo estaba emocionalmente
  • Qué cambió entonces; de que me di cuenta y cómo entendí la relación entre lo que me ocurría por dentro y lo que me ocurría por fuera.
  • Qué hice; qué decisiones tomé
  • Cómo estoy ahora (física y emocionalmente).

Bien, sé que el vídeo es larguísimo, lo sé… Puedes reservarte otro momento para verlo tranquilamente.

O puedes echarle un vistazo a los puntos más relevantes. Mira, he señalado los minutos del vídeo que me parecen más significativos:

  • Minuto 7:38 Mi diagnóstico
  • Minuto 16:08 Primer punto de inflexión hacia un enfoque no convencional
  • Minuto 24:01 Gran punto de inflexión hacia un enfoque no convencional (toma de conciencia a través de una crisis gigante)
  • Minuto 30:05 Lo que creo que fue la clave de mi recuperación
  • Minuto 46:55 Mi aventura
  • Minuto 52:30 Ahora

 

 

Lo que cuento es simplemente mi experiencia. No significa que tenga que ser exactamente igual para ti.

Sin embargo, estoy segura de que, en su fondo, puedes extraer ideas de base que te sirvan de inspiración para extrapolarlas a tu vida.

Especialmente si sufres por tu salud de alguna manera, te animo a que me acompañes durante esta hora.

También te animo a que compartas esto en tus redes si te parece que puede resultarle útil a otras personas. Puedes hacerlo con los botones de más abajo.

Especialmente, sería hermoso para mí si le haces llegar este vídeo a alguien a quién aprecias, que está sufriendo por alguna dolencia física y crees que puede servirle de verdad abrir su mente a otras posibilidades.

Un abrazo enorme, como siempre, y gracias por estar ahí.

 

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com