Mi experiencia en un evento de Sergi Torres

Este fin de semana he estado en una evento de tres días con Sergi Torres. ¿Lo conoces? Es más que posible, puesto que se está convirtiendo un en referente del nuevo paradigma; en una figura de un emergente (y atípico) estado de conciencia.

A mí, desde luego, escucharlo me pone las neuronas del revés y me encanta. Aquí tienes su web para echarle un vistazo, si te apetece.

Cómo te decía, estuve entre el pasado viernes 10 y el domingo 12, viéndolo en Murcia (relativamente cerca de donde vivo ahora). También lo había visto en Barcelona (de dónde soy) anteriormente.

Este evento lo organizaba Conciencia con Ciencia . Te recomiendo ir echándole a la web un ojo de vez en cuando, porque organizan eventos muy interesantes.

En fin, volviendo a Sergi: Cómo resulta que sus charlas son pura improvisación y no hay una temática o estructura concretas, me voy a centrar en resaltarte unas cuantas ideas sueltas, cuya nueva comprensión me ha impactado especialmente.

Te las expondré sueltas, sin ir relacionadas necesariamente unas con otras. Pero intentaré emmarcártelas lo suficiente para que te encajen en tu propio puzzle. Además, vas a ver que, en el fondo de todas ellas, subyace una idea común: Desmantelar el constructo falso que has creado de ti y de tu vida.

Vamos a ello.

 

Idea 1: Puesto que perdemos el sentido de nuestra vida, le damos un significado

 

El apego a nuestra mente racional, nuestra identificación con opiniones y creencias, nos impiden vivir el presente y conectar con nosotros mismos de forma genuina y fresca. Así que perdemos el sentido de nuestra vida (que no es conceptual; que no se piensa, se siente).

Entonces, nos lo inventamos. Le damos un significado personal, que sí es conceptual. Y que es sólo nuestro, y difiere del de otras personas.

Entonces, nos aferramos a ese significado y pasamos a defenderlo ante otros.

Es la clásica discusión sin fin. En palabras de Sergi: Pretendemos colonizar la mente del otro. Tenemos la adicción de demostrar que tenemos razón y que el otro se equivoca.

¿Para qué? Para proteger la falsa construcción de nosotros mismos que hemos creado y que nos separa del otro. Ego, le llaman.

Decimos a menudo “Yo soy así” para referirnos a cualquier aspecto de esa construcción.

¿Te ocurre? ¿Lo dices a menudo? Yo soy… lo que sea. Sin darte cuenta de que tú no eres el que es “así”, tú eres el que se da cuenta de que piensa que es así.

Abstracto, ¿verdad?  Incómodo, también. Es posible. Pero potente.

La indagación a la que te invita Sergi te va acompañando a desmontar todo lo que es falso de tu concepción de ti mismo y de lo que tú entiendes por tu “realidad”.

 

Idea 2: No necesitas nada para ser feliz

 

Se considera normal en nuestra sociedad pensar constantemente que necesitamos algo para ser felices. Perder un kilo más, un poco más de dinero, un par de amigos nuevos… Lo que sea. ¡Incluso el siguiente “nivel de evolución” en nuestro desarrollo personal!

Ya muchos sospechamos que algo falla con eso, puesto que nunca parece ser suficiente. Después de la consecución de un objetivo, aparece un nuevo anhelo; una nueva meta por alcanzar.

Pero es común que volvamos a caer en esta especie de trampa que nos tendemos a nosotros mismos.

No hay nada de malo en tener inclinaciones y disfrutar de objetos y actividades.  Lo que nos roba la paz y hace que todo pierda su sentido, es la necesidad. La idea errónea de que eso en sí encierra el potencial de hacerte feliz.

Y sólo tú puedes hacerte feliz. Es una decisión. 

Si te fijas, necesitar a algo, a alguien, o alguna circunstancia, es un menosprecio de ti mismo y de lo que estás viviendo en este momento.

Ser consciente de ti mismo, implica respeto y aceptación. Si no eres capaz de conectar contigo y con tu presente de esa forma, y te rechazas, a ti y tu circunstancia, vas a  necesitar doblemente que otro llene tu vacío. Y todos conocemos esa batalla y lo que le sigue: Empieza una carrera sin fin a ser más, tener más, gustar más que, además de ser ineficaz, te aleja progresivamente de ti mismo.

Y llega un momento en que no tienes ni idea de quién eres y de qué sentido tiene tu vida.

Por no hablar de lo poco genuinas que son las relaciones que entablamos desde ahí, ya que lo que buscamos es cubrir nuestras carencias. En ese tipo de relación sufrimos y presionamos al otro. ¿Lo has vivido? Yo sí, la verdad.

 

Idea 3: El agradecimiento, cuando es por algo, pasa a ser una amenaza

 

¡Wooooww! Qué sencillo y qué potente al mismo tiempo, ¿no te lo parece?

He oído mil veces aquello de… “Es de bien nacido ser agradecido”. He podido sentir lo bien que uno se siente cuando de verdad siente un profundo agradecimeinto. Incluso he leído mil veces, que el agradecimiento es una de las energías más potentes para atraer lo que uno desea.

Estoy de acuerdo con todo ello. Sin embargo, este matiz que señala Sergi es tan sutil que a menudo puede pasarnos desapercibido.

Cuando asocias tu agradecimiento a un motivo concreto (el que sea), vuelves a poner fuera de ti el poder de hacerte feliz. Y eso degenera en apego, miedo a perderlo, expectativas de que continúe así, presión que ejercemos hacia el otro… y, en el peor de los casos, condicionamiento o incluso falseo de nuestra conducta para conservar el objeto de nuestro agradecimiento.

Ahí nos hemos perdido de nuevo.

 

Idea 4: No puedes tener lo que deseas

 

Puesto que el deseo (entendiendo por éste el deseo vivido como una necesidad) se basa en tu creencia de carencia. Y ahí no vas a crear nada nuevo, no vas a utilizar tus verdaderos recursos. Estás contraído por el miedo. No es un estado en el que el dar y el recibir fluyan libremente.

El estado fértil es la voluntad. Pero la voluntad te ancla en el presente. Y, cuándo estás anclado en el presente, sueltas todo deseo.

En el presente te das cuenta de que no sabes si lo que quieres es lo que quieres.

La voluntad no requiere de control sobre el resultado final, sino que es apertura, entrega, confianza.

Parece contradictorio, lo sé. Lo parece.

 

Mis impresiones personales para concluir

 

 

Siempre me alucinó ver cómo las personas “normales” podían funcionar con energía y cierto nivel de entusiasmo y concentración sin atender esa parte más sutil, abstracta y espiritual, que no parecía tener cabida en la realidad cotidiana. Cómo no les aplastaba el vacío.

Ver, escuchar y sentir a Sergi, atendiendo con mimo y maestría esa parte de nosotros mismos que casi nadie se atreve a mirar, me alivia. Me consuela. Me demuestra, una vez más, que no es necesario extirpármela para funcionar en el mundo terrenal.

Admiro a Sergi por ello.

A propósito de esto, Sergi comentó en un momento dado, que la admiración es una forma de menosprecio de uno mismo; de nuevo, una búsqueda en el exterior de algo que puedes hallar en ti mismo.

Lo sé.

No obstante, yo añadiría que existe un tipo de admiración inclusiva, en la que te maravillas de ver la cualidad en el otro, pero no te quedas ahí deslumbrado. Si no que te sirve para reconocerla en ti, para darte una especie de permiso para brillar tú también. Esa es la clase de admiración que despierta en mí Sergi si no la utilizo para escapar de mí. Por ello, agradezco desde el fondo de mi corazón su coraje.

Ha sido un honor y un placer verlo en acción en directo y dejarme tocar el alma por sus palabras. Totalmente conmovedor.

Te recomiendo que acudas a verlo si tienes ocasión y algunas de estas ideas te ha removido algo dentro.

Si te apetece comentar algo o que maticemos juntos algunas de estas ideas, te animo a que me dejes un comentario. Estaré encantada de intercambiar impresiones contigo.

 

 

 

 

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

5 thoughts on “Mi experiencia en un evento de Sergi Torres

  1. Hola guapetona,
    Descubrí a Sergi Torres a finales del año pasado y no pude dejar de ver sus videos durante 2 días, me tuvo absorbida. Me fascina con que naturalidad y con que facilidad habla y expresa conceptos tan complejos, pero es que además lo hace con mucha suavidad, desde la comprensión y el cariño, no desde la ironía ni el enfado. Hace mucho que no he visto nada de él y ahora me has recordado esta joyita.
    No dudo que lo hayas disfrutado un montón, verlo en vivo debe ser una experiencia aun más conmovedora.
    Me han gustado mucho tus reflexiones, creo que todas son importantes y es bueno de vez en cuando y pensar sobre ellas.
    Muy buen post, pequeña, buen trabajo y bonito lo que compartes,
    Cristina

    1. Hola Cristina! Qué alegría verte por aquí. Muchas gracias por tu comentario.
      Si, lo cierto es que este hombre hace magia con las consciencias :). Miraba al público y no había ni una sola cara que no estuviera conmocionada. Las horas pasaban en segundos. Me parece que no he visto a nadie dando una charla así, con ese nivel de entrega, presencia, improvisación, honestidad, creatividad… No pararía.
      En fin, ha sido un todo un gusto verlo de cerca y compartir tantos momentos de magia. Por eso, quería transmitir un poquito de eso.
      Celebro que te hayan servido las reflexiones que cito en el post.
      Muchas gracias, Cristina, por estar ahí. Espero volver a verte pronto. Fue un placer conocerte!

  2. Hola Cristina, acabo de terminar el libro “ser feliz en Alaska” de Rafael Santandreu, y cada vez estoy más en sintonía con todo lo relativo a vivir en el presente, buscar la felicidad en nuestro interior, disfrutar y apreciar las pequeñas cosas y sobre todo aceptar y comprender a través del amor. Me ha gustado mucho lo que has resumido y estoy muy de acuerdo. Mi experiencia personal es que no comprendes todas esas cosas hasta que debilitas a tu ego. A mi me ha costado mucho, sigo trabajando, pero el haber pasado por una situación vital que me ha cambiado la vida y mi manera de ver las cosas, en cierto modo me ha espoleado a realizar todos esos cambios.
    !Qué pena que no me enteré! Estaba en Murcia ese fin de semana.
    Un abrazo, sigue aportando cosas como estas. Gracias.

    1. Hola Pedro, ¿cómo estás? Muchas gracias por tu comentario.
      No he leído el libro que mencionas. Le echaré un ojo.
      Bien, señalaría que hay que prestar atención cuando uno entiende que el “enemigo” es el ego, vuelve a atraparse en la misma trampa. Aquel que se enfada y lucha con el ego, es el propio ego, que ha entrado por la puerta de atrás. Es abstracto y confuso desde la mente racional y dual.
      En ese punto, es dónde la visión no dual o advaita tiene una buena respuesta. Nada es malo en sí mismo, es nuestra mente que se empeña en hacer juicios y separar las cosas. La misma que hace que vivamos en conflicto con nosotros mismos constantemente y, por ende, con todo lo que nos rodea.
      En efecto, cuando nos sumergimos de lleno en el presente, la tiranía de la mente dual queda inactiva. Pero no porque luchaos contra ella (nunca ganaríamos), sino porque la observamos, la aceptamos y miramos más allá.
      Abstracto, pero enormemente liberador.
      Me encanta que ya hayas vislumbrado esa libertad.
      Sergi es un maestro a la hora de guiarnos a conectar con ese espacio dentro de nosotros. Por eso es un placer compartir un poco de lo vivido con él. Estuvo estupendo. Puede que en otra ocasión nos encontremos en un evento suyo! 🙂
      Gracias por tu aportación.

  3. Hola hace algo mas de un año descubri a Sergi . Las primeras veces que le escuchaba mi cabeza no entendia nada, pero… y aunque esto suene extraño, era como si las células que forman parte de mi cuerpo, se movieran de una forma diferente, como si algo que aun no se explicar, quizá porque no es explicable, se fuera transformando.
    Ahora se que ese tiene un nombre despertar de la consciencia.

    Cuanto bien y cuanto amor me esta transmitiendo . Aunque no dudo que eso ya estaba en mi, solo que ahora ha despertado. Un nuevo paradigma, un nuevo mundo donde la única revolución es el AMOR.
    Gracias por compartir esta experiencia . Yo también compartí ese taller, y fue una experiencia de una belleza enorme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com