Lo que puedes aprender con Coco

 

Este fin de semana he visto Coco, la última película de Pixar.

Me gusta compartir contigo todo lo que me parece útil para aprender a vivir con mayor consciencia. Para que vivas de forma más despierta, significativa y sensible.

Y esta peli, contiene un gran mensaje de sabiduría espiritual.

Te recomiendo que la veas. Si tienes niños a tu alrededor, con cierta edad como para que la comprendan, es una gran opción para disfrutar de un ocio divertido, mientras se enriquecen con hermosos valores de integridad.

Con esta película, ocurre como con cualquier contenido de sabiduría espiritual: Uno puede comprenderla a un nivel más o menos profundo, en función de su estado de conciencia. Y disfrutarla y enriquecerse en cualquier caso.

Como reflexión personal, te digo lo siguiente:

Siento que el hecho de que un estudio cinematográfico con el alcance de Pixar, haya creado una película para niños como ésta, dice mucho del estado de conciencia colectiva en el que nos encontramos como especie. A pesar de otras muestras de involución que podemos ver en los medios, en el inconsciente colectivo se ha “colado” una comprensión profunda del alma, que ya no tiene marcha atrás. No sé para ti, pero para mí es alentador.

 

A continuación te dejo unas cuantas reflexiones (sin espoiler) para que puedas sacarle un poco más de jugo si cabe a esta película, tanto si ya las has visto, como si lo vas a hacer a partir de ahora.

Antes de esto, te dejo por aquí algunos artículos de otras webs (que te recomiendo), que también reflexionan acerca de Coco, por si quieres echar un vistazo:

 

Y ahora, te cuento lo que, a grandes rasgos, yo extraigo de esta producción. Y digo “a grandes rasgos” porque estaría horas comentándola (de verdad que no tiene desperdicio).

Así pues, destaco estas grandiosas enseñanzas:

 

Lo que juzgas, te persigue

 

 

Lo que no haces consciente, se manifiesta en tu vida como destino.

Carl Gustav Jung

 

Aquello que se juzga como malo, negativo, inmoral… se rechaza, se niega. Y pasa a ser una especie de tabú.

Eso que negamos no puede desaparecer por completo de aquello que, de algún modo, somos. Así que pasa al inconsciente, a la sombra.

Se manifestará en nuestra vida de algún modo.

Es como si esa parte de nosotros clamara por ser aceptada, integrada. Y llamara nuestra atención de cualquier forma (generalmente acompañada de dolor).

 

En el problema radica la solución

 

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.

Carl Gustav Jung

 

En relación a la idea anterior, es a través de mirar a fondo y sin juicios (con una mentalidad nueva) el asunto conflictivo y lo que hay tras él, que podremos comprenderlo, aceptarlo e integrarlo.

En ese proceso nos elevaremos por encima de lo que antes (empecinados en luchar contra ello) nos sometía.

 

Aquel que se revela contra los automatismos de la masa, puede liberar a otros a través de su propia liberación

 

En cualquier grupo social (familia, entorno de trabajo, vecindario, etc.) suelen existir “programas inconscientes”: normas establecidas, creencias dadas por ciertas, conductas aceptadas y otras rechazadas sin más justificación sólida…

Aquel miembro que se atreve a poner en duda dichos programas, incluso a desafiarlos enfrentándose a los otros, tiene la capacidad de hacer que otros miembros tomen consciencia de su adormecimiento y “despierten”.  Se cuestionen también la validez de sus condionamientos y elijan de forma más libre.

 

 

Un punto de sufrimiento puede ser beneficioso si se utiliza como motor

 

No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma.

Jiddu Krishnamurti

 

Esta idea deriva de la anterior.

El resto de personas (en este caso, el clan familiar) que está bien adaptada a los programas y “normas” tácitas establecidas, sufre menos y vive en paz con el grupo. Al menos en las capas superficiales. Digamos que “funcionan” bien.

Sin embargo, estos miembros perpetúan el programa. Lo repiten ellos mismos y lo extienden a sus semejantes. No hay evolución o transformación en este caso.

Al miembro que actúa contra corriente, lo mueve el sufrimiento inicial de verse sometido a algo que no siente. Así pues, suele estar dispuesto a asumir un poco más de sufrimiento encajando los enfrentamientos que le ocasionará  seguir su propia voz.

Por decirlo de otra forma: No está tan recostado en su zona de comodidad. Será en cierto modo, más fuerte para crear (para sí y otros) una realidad más libre; una vida más consciente.

 

Tu verdadero propósito implica un gran desafío

 

Aquello que le da profundo sentido a tu vida, que a menudo toma forma de vocación profesional, suele implicar un verdadero reto. Seguir ese llamada, implica trascender limitaciones muy arraigadas en ti.

Seguir tu anhelo va a requerir que enfrentes tus peores miedos y que te eleves por encima de ti mismo. Que te transformes.

A mi entender el mito del Viaje del Héroe, de Joseph Campbell, es una metáfora que se puede aplicar a este proceso.

Y esta idea me lleva a la siguiente…

 

Seguir tu pasión te llevará a descubrirte

 

Seguir tu pasión desafiando tus limitaciones, miedos, o el sinfín de obstáculos que parecen ponerse en tu contra, te llevará a comprender el origen de dichas limitaciones y descubrir quién eres en realidad.

 

Para hacer desaparecer una sombra, solamente hay que poner luz

 

Si hay una pesada carga que te frena, y no sabes exactamente por qué, no necesitas luchar contra ella. Sólo necesitas acercarte a ella (a pesar de tus miedos o resistencias) y mirarla de frente sin tapujos. Ponerle la luz de tu conciencia.

Atreverte a hablar sobre ello, airearlo, dejar de avergonzarte, de temerle a la reacción de los demás.

 

¿Tú la has visto? ¿Cómo ha sido para ti?

 

Y hasta aquí los mensajes que más han resonado conmigo y más me han emocionado.

Si tú la has visto y has extraído otras conclusiones o enseñanzas distintas a las que yo menciono… Por favor compártelas con nosotros en los comentarios.

Como digo, la película está cargada de perlitas de sabiduría, me encantará si tú nos muestras las que te han impactado más.

También deja por aquí tu aportación si te apetece comentar cualquier otra cosa, por supuesto :).

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com