LAS CLAVES DE –EL SECRETO (Daniel Sévigny)

las-claves-del-secretoEsta es una obra que amplía, matiza y, en general, complementa el famoso libro “El Secreto”, un superventas publicado en 2006, escrito por Rhonda Byrne y basado en la escuela de pensamiento y trabajos previos de William Walker Atkinson. El autor parte de la base de que el best seller, aunque fue todo un éxito, la explicación que hace de la Ley de la atracción está incompleta y, por lo tanto -aunque queda expuesta de modo muy atractivo- resulta difícil de aplicar.

COMPRAR AHORA “LAS CLAVES DE -EL SECRETO-“-Ver precio

Esta obra se centra en detallar y concretar conceptos más concretos de la Ley de la atracción, así como en acercar al lector a las múltiples aplicaciones posibles de dicha ley en la vida diaria.

Está escrito en un lenguaje sencillo y claro que refleja una honesta intención de compartir conocimientos realmente aplicables.

El autor habla de las leyes que rigen el universo y de cómo poner éstas a funcionar para nuestro beneficio en distintos ámbitos de la vida. Afirma que la realidad que vivimos se origina antes en nuestro pensamiento y hace énfasis en la libertad que tenemos cada uno sobre el modo en qué pensamos. Por lo tanto, somos libres para crear una u otra realidad; solo necesitamos entrenar nuestra mente para producir los resultados que queremos.

La obra recalca la gran importancia que tiene nuestra relación con el Universo. Afirma que existen muchos malentendidos a este respecto, sobre todo debido las indicaciones que hemos recibido de la religión -“Pide y se te dará”-. Sin embargo, el Universo no es una persona, que puede aceptar o rechazar nuestra petición. El universo es una energía con la que estamos todos vinculados. Relacionarnos con ella en nuestro beneficio implica decidir tomarla, sabiendo que estamos en nuestro derecho.

Así pues, no se trata de seguir pensando que el poder se encuentra fuera de nosotros, en alguna entidad divina a la que le tenemos que suplicar, sino en reconocer ese poder que ya está en nosotros y utilizarlo.

Esta y otras reflexiones similares acerca de cómo funciona el universo resultan interesantes y, bastante lógicas, como por ejemplo: Los límites debidos a la distancia o al tiempo, están únicamente en nuestra mente y no en el mundo de la energía. Así pues, si eliminamos esos condicionamientos de nuestra mente, desaparecerán como obstáculo en nuestra vida.

En definitiva, el libro nos hace unas indicaciones concretas y sistematizadas, -valiéndose también de ejemplos prácticos-, para relacionarnos con el universo y crear aquello que deseamos. Nos acompaña a transformar la persona que somos para empezar a emitir aquello que queremos recibir.

Transmite fuerza y optimismo. Yo personalmente, al leerlo, siento ese conocido “click” en mi interior que me dice que entre esas líneas se encuentra algo potente y verdadero, aunque el lenguaje sea sencillo y fácil.


 

Lo que más me gusta… 

Es su lenguaje claro y directo, asequible para todo el mundo. También tiene cierto punto divertido. Al leerlo, parece tan obvio y coherente lo que enseña, que es fácil reírse de uno mismo y de cómo nos complicamos las cosas nosotros solitos.

También es muy interesante una sugerencia del autor: Te propone que identifiques esa voz negativa que aparece en tu cabeza y habla constantemente de miedo, de desconfianza, dudas, rencor, etc. y sabotea tu energía y bienestar en general. Cuando tengas localizado el discurso, ponle nombre propio, como si fuera una entidad separada de ti. Es mejor que sea un nombre corto y significativo, pero que no te recuerde a ninguna persona conocida. Es un modo muy inteligente de relacionarnos de un modo nuevo con nuestros pensamientos destructivos. Así podemos alejarnos emocionalmente de ese parloteo, dándonos cuenta de que eso no somos nosotros y elegir conscientemente con qué pensamientos nos quedamos. Yo personalmente, le he puesto a esa voz cansina “Repe”, de repelente y repetitiva. Me hace mucha gracia y me ayuda a quitarle hierro a esa visión melodramática que “Repe” tiene siempre de todo.

 

 Lo que menos me gusta…

Es que en algunos fragmentos, simplifica mucho, a mi parecer. Por ejemplo, al principio, cuando explica la importancia de un pensamiento positivo, expone dos categorías de personas: las optimistas y las pesimistas y pasa a describirlas. No creo que la mayoría de personas pueda encajar en una de esas dos descripciones ya que, una misma persona, puede cumplir características de ambos grupos al mismo tiempo, por no hablar de que la persona en cuestión puede mostrar más una faceta de su personalidad un día y otro, al día siguiente.

Es decir, a veces, me parece que pasa un poquito por alto la complejidad humana, y eso puede dificultar al lector el sentirse identificado en las páginas.

Otro ejemplo de esta simplificación es el modo en que plantea la formulación de afirmaciones positivas: expone ejemplos que me parecen muy literales y referentes a circunstancias y personas ajenas a nosotros. Creo en el poder de las afirmaciones, aunque el planteamiento me parece incompleto.

En resumidas cuentas, si bien es cierto que el autor consigue en gran medida su cometido  (ahondar en la ley de la atracción más que el best seller de Rhonda Byrne), opino que la obra sigue flaqueando levemente en el mismo aspecto que su antecesora.

 

Destaco frases como…

 “…existe mucha más crueldad de la que cabría imaginar en la vida de cada persona en su faceta de cónyuge, padre, hijo”.

“Si otorgo una potencia negativa a una situación, ésta se hará con el poder y se resolverá de una forma negativa”.

“La felicidad no está vinculada al dinero, es un estado mental consciente”.

 

Léelo si…

Te apetece aprender algunas claves sencillas y fácilmente aplicables sobre la ley de la atracción. En ese caso, léelo.

Para poner en práctica sus conceptos…

el autor va sugiriendo algunos ejercicios a lo largo del libro. Recomiendo especialmente, poner en práctica la sugerencia que cito más arriba –poner nombre a la verborrea incesante de tu ego- y ser capaz de recordarlo en medio de una tormenta de pensamiento negativo y situarte fuera de esa voz y relacionarte con ella con perspectiva. Recomiendo hacer el pequeño esfuerzo de tenerlo en práctica en las situaciones cotidianas de tu vida.

Recomiendo también hacer un ejercicio que sugiere, llamado  “soltar prenda”. Es sencillo y rápido de hacer. Se trata, básicamente, de hacer dos círculos en un papel y escribir a dentro tu nombre en uno y en otro un comportamiento tuyo o emoción que quieres eliminar de tu vida.  Estos círculos van unidos por un trazo. Después se rasga el papel por ese trazo, se hacen dos bolas y se queman. Ayuda a ser consciente de aquello que ya nos está sobrando en la vida y a enviar un mensaje a tu subconsciente de que ya puede deshacerse de ello

 

Si ya lo has leído y te ha gustado, también puede  interesarte…

“Manual de prosperidad”, de Raimon Samsó.

 

El autor…

Tiene otras obras similares e imparte sus enseñanzas en seminarios y cursos.

COMPRAR AHORA “LAS CLAVES DE -EL SECRETO-“-Ver precio

 

¿Y tú?

¿Lo has leído o te apetece hacerlo?

Cuéntamelo si quieres.

¡Feliz lectura!

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com