EL CAMINO DE LA PROSPERIDAD (James Allen)

514xtit-PRL._SX310_BO1,204,203,200_Una reflexión acerca de lo que implica la verdadera prosperidad; lejos de referirse meramente a la riqueza material, el autor deja muy claro que ésta no tiene ningún valor en sí misma. Muy al contrario, la verdadera abundancia del hombre engloba una serie de ingredientes más sutiles que coexisten entre sí en armonía, a saber: paz interior, felicidad, amor, salud, etc. No se refiere el autor a que esté reñida esta clase de fortuna con el bienestar terrenal, al contrario, pero sí hace una visión más profunda y completa del concepto.

COMPRAR AHORA “EL CAMINO DE LA PROSPERIDAD”-Ver precio

Es un acercamiento sencillo y claro a los bienes que nutren el alma, así como una reflexión acerca del modo en qué nosotros mismos  impedimos que éstos fluyan libremente en nuestras vidas.

Es éste un libro más sobre las leyes universales que rigen nuestro mundo y hacen que atraigamos hacia nuestra vida aquello que ya somos; nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros traumas reprimidos, nuestros miedos, aquello que ocultamos, en definitiva y sobretodo, aquello a lo que prestamos atención.

Hace hincapié una y otra vez sobre esa Gran Ley que todo lo rige –llamada de diferentes modos pero siempre citada- que hace referencia al principio de correspondencia que puede aplicarse absolutamente a todo en nuestro mundo. Ésta misma afirma: Cómo es arriba es abajo o, mejor aplicada a nuestro contexto: Cómo es adentro es afuera.

Es un buen libro, por ejemplo, para aquellos que se inician en este tipo de lecturas y/o tienen un interés concreto en mejorar la calidad de su vida, estando dispuestos a abrir un poquito la mente y el corazón, a hacer una revisión honesta de su mundo interior, así como a hacer las correcciones pertinentes.

Es un libro breve, fácil de leer, directo y escrito en un lenguaje fácil y accesible para todo el mundo.

También recomiendo encarecidamente su lectura a aquellas personas que estén familiarizadas con este tipo de “lecciones de vida” y quieran reforzar su consciencia sobre las mismas.

A diferencia de lo que algunos puedan esperar guiándose por el título, no es una obra centrada en la riqueza material exclusivamente. Muy al contrario, hace una mirada holística de todos aquellos aspectos que benefician la vida del hombre.

No obstante, no menosprecio su aplicación práctica a realidades más tangibles, porque la tiene, aunque quizá no de un modo tan directo como a veces nos gustaría encontrar.

Yo, personalmente, he leído este libro en varias ocasiones, resultándome reconfortante e inspirador en todas ellas, a la par que útil. Y siempre por diferentes razones. En cada lectura he extraído una enseñanza sutilmente distinta, dependiendo de mi situación personal del momento. Eso me sugiere que es una de esas “obras vivas” que parece transformarse con nosotros. Yo creo que esto es porque entraña mensajes de verdad, persiste en los cambios, adaptándose grácilmente a ellos.


Lo que más me gusta…

Es  que el autor hace una visión global y completa de la prosperidad y la abundancia. Contempla como riquezas diferentes aspectos de la vida, no solo el económico, ya que  la verdadera riqueza está en la armonía y el equilibrio de diversos valores que nos nutren como seres humanos.

También me gusta mucho el énfasis que hace en que nuestra realidad externa es un reflejo de nuestra realidad interna y que el único modo de operar un verdadero cambio en nuestras circunstancias, es hacer un cambio mucho más profundo, aunque  éste pueda resultar sutil-. Eso sitúa en nosotros y en nadie más, la responsabilidad de nuestras vidas y, con ella, la libertad.

 

Lo que menos me gusta… 

Es que, al leer algunos fragmentos, he percibido cierta moralidad, lo cual, no me gusta. Quizá sea una malinterpretación por mi parte y, desde luego, es muy leve.

Otro pequeño defectillo que le encuentro es que el titulo y la portada parecen referirse a un contenido mas dirigido a la abundancia económica como tal de lo que en realidad es. Me gusta el enfoque espiritual del autor, aunque encuentro que la primera imagen difiere bastante del contenido.

 

Destaco frases como…

“Un hombre puede encerrarse en una habitación oscura  y negar que la luz existe pero, afuera, ésta se encuentra en todas partes y la oscuridad solo se encuentra en una pequeña habitación”.

“Las circunstancias sólo pueden afectaros en la medida en que vosotros lo permitáis”.

“Si las circunstancias poseyesen el poder de beneficiar o perjudicar, beneficiarían o perjudicarían a todos por igual”.

“Ninguna condición arbitraria puede existir, ni siquiera por un momento, ya que dicha condición sería una negación y una aniquilación de la ley”.

“Antes de ser materializadas, todas y cada una de las realizaciones del hombre han sido  resueltas primero en el pensamiento”.

“Mucha gente admite que el egoísmo es la causa de toda la desgracia que hay en el mundo, pero se equivocan al pensar que se trata del egoísmo de los demás y no del suyo propio”.

 

Léelo si…

Quieres llenar de prosperidad tus circunstancias externas -dinero, éxito profesional, acceso a una vivienda agradable, y otras comodidades- al mismo  tiempo que te das cuenta de que todo esto no tiene valor por sí solo, sin otro tipo de riqueza más humana. Por ejemplo, si no le concedes valor al dinero si no tienes con quién compartirlo y disfrutarlo.

Pero, sobre todo, lee este libro si, además de corresponder con la descripción anterior, intuyes que tú eres el verdadero artífice de tu vida y estás dispuesto a coger las riendas y ocupar el lugar que te corresponde en el mundo de una vez por todas.

Y, es más, te recomiendo su lectura encarecidamente si incluso le das más valor a aprender a conquistarte a ti mismo –es decir, conocerte, respetarte, ser consciente de tus emociones ocultas, dominar tus estados mentales, etc.- que a los resultados externos.

 

Para  poner en práctica  sus conceptos…

Es importante que, aunque ya hayas acabado de leerlo, sigas teniendo presente la existencia de esta ley, a la que hace alusión el autor, en tu vida cotidiana. Si bien, es posible que no puedas hacer esto durante todo el tiempo –es más, te recomiendo que no te obsesiones con ello-, sí es importante que, cuando vuelvas a un estado emocional desagradable, te tomes un respiro y te observes. Aléjate de esa vorágine de sentimientos que te atrapa y obsérvala a cierta distancia, asumiendo tu total responsabilidad. Deja de buscar culpables y pregúntate de modo honesto, qué has hecho tú –ya sean actos o sentimientos, o creencias arraigadas, etc.- para perturbarte . Una vez te hayas atrapado a ti mismo, relájate, ríete un poco, acepta que estás aprendiendo y aplica la corrección que consideres oportuna. Si te equivocas, vuelve a empezar.

Lo más difícil de esto, pero también lo más efectivo, es saber parar en medio del proceso, justo cuando estas explotando y reconducirte, desmontando el viejo patrón de comportamiento. Eso creará una nueva memoria en tu modo de reacción automático. Si no has conseguido hacerlo así, no te fustigues. Hacer la reflexión cuando ya ha pasado la tormenta y estás más sereno también es muy válido.

 

Si  ya lo has leído y te ha gustado,  también puede interesarte…

“Cómo un hombre piensa, así es su vida”, del mismo autor, o “Las claves de El Secreto”, de Daniel Sévigny.

 

 El autor…

Fue pionero en el movimiento de la autoayuda  gracias, especialmente, a su obra más conocida “Cómo un hombre piensa, así es su vida” (1903), la fue fuente de inspiración para muchos autores posteriores.

Leer más sobre él en wikipedia.

COMPRAR AHORA “EL CAMINO DE LA PROSPERIDAD”-Ver precio

 

¿Y tú?

¿Lo has leído o te apetece hacerlo?

Cuéntamelo si quieres.

¡Feliz lectura!

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com