Dos formas de ver lo que ves (2a parte)

El contenido que tienes delante es la continuación del anterior. En este enlace puedes ver el último post o puedes ir directamente al vídeo de youtube en este otro.

Para refrescarte rápidamente la memoria, te cuento un poco:

Tu percepción (es decir, el modo en que te cuentas las cosas que vives y que te pasan) puede adoptar miles de formas. Es variable, subjetiva y, lo que es más importante, tiene una gran influencia en tu estado interno, tu actitud y tus acciones. Por ende, es en gran parte causa, de tus resultados y tus circunstancias.

 

El modo en que percibes tu mundo tiene una grandísima influencia sobre ti y sobre como, luego, actúas tú sobre el mundo. Eso lleva a unos determinados resultados globales. Por lo tanto, tu percepción tiene un gran potencial creador. Y resulta que es moldeable.

 

Así que aprender a moldearla es tu derecho, tu responsabilidad y te va a conducir a una mayor libertad para vivir cómo y aquello que decidas vivir.

Como estoy segura de que la percepción es algo que merece nuestra atención, en el último vídeo me centré en mirarla un poco más de cerca. Y, para ello, la clasifiqué en dos grandes bloques; dos grandes modos de percibir:

 

  • Uno es creyéndote que tu percepción es objetiva y te refleja de forma exacta la realidad.

 

  • Otro es siendo capaz de observar tu propia percepción y cuestionarla, aunque sea un poco.

 

Aunque te pueda parecer que el modo en que ves las cosas es el único modo de verlo, no es cierto.

Incluso aunque comprendas esto, a la hora de la verdad, seguramente te resulta difícil no dejarte arrastrar por la historia que te estás contando acerca de aquello que vives.

Ciertamente, esto te limita y te condiciona. 

Puede que tu modo de ver, entender o juzgar cada cosa que vives no sea la mejor en algunos casos. Y cuando digo mejor, me refiero a que no te ayuden, no te sirvan para sentirte mejor o resolver una situación.

Cuestionar tu percepción, en ese caso, es el primer paso para abrirte a ver las cosas de otro modo y, por tanto, a sentirte y a actuar distinto.

Hablaba de todo esto, como te digo, en mi última publicación.

Bien, pues en este nuevo vídeo, hago esta misma clasificación, pero sobre un ejemplo de un caso real de una lectora que me ha escrito.

Analizo sobre el mismo, como puede ser para esta persona ver su historia creyéndose el modo en que se la cuenta a sí misma, o bien siendo capaz de observar de forma objetiva su propia  percepción para poder liberarse de las partes que no le sirven.

Te dejo con el vídeo:

 

Como siempre, espero que esto te sirva y te animo a dejarme tus comentarios en el vídeo o en este post.

Un abrazo.

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

2 thoughts on “Dos formas de ver lo que ves (2a parte)

  1. Muchas gracias por tus sugerencias . Siempre aprendo y pongo en práctica lo que me llega y voy notando cambios importantes en mí vida . Un saludo grande

    1. Hola Lucrecia
      Muchas gracias por tus palabras. Celebro que estés bien comprometida de poner en práctica aquello que te encaja mentalmente. Solo así sucede la “magia”. Yo encantada de aportar mi granito de arena. Un beso y estoy por aquí por lo que necesites.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com