Dios vuelve en una Harley (Joan Brady)

dios-vuelve-en-una-harleyEsta es una historia muy bonita, dulce y fácil de leer, con un mensaje de fondo.

Puede entenderse como algo simbólico o más literal, en forma de ficción. Para mí, cobra más sentido entenderla de manera simbólica.

La protagonista es una mujer de mediana edad que vive su vida con cierta resignación y frustración.

La aparición de un personaje mágico en su vida la inspirará y guiará hacia un enfoque de la misma totalmente diferente con el que podrá sacarle muchísimo más jugo a todas sus experiencias.

COMPRAR AHORA “DIOS VUELVE EN UNA HARLEY”-Ver precio

A nivel narrativo y de trama, puede que no sea muy elaborada, pero es agradable de leer y fácil de identificarse, de un modo u otro, con la protagonista.

Lo más importante es el mensaje de vida que tiene, y creo que la autora lo transmite fenomenal. Invita a la reflexión y a “ponerse las pilas” para vivir sacándole todo el jugo a la vida.


 

Lo que más me gusta…

Es que sea tan fácil de leer y el personaje sea tan entrañable. Me gusta también muchísimo el mensaje que transmite y el modo en qué lo hace.

Me gusta que se aborde el caso de un personaje muy fácil de encuadrarse en la vida de muchos de nosotros y la manera sencilla en la que el personaje misterioso le ayuda a llenar de sentido su vida de manera sencilla, al alcance de cualquiera.

Es un librito con magia. Conectarás de manera rápida con esa chispita de vivir que a veces perdemos de vista.

 

Lo que menos me gusta…

Es quizá, que puede resultar un poco simplón. No tiene una trama muy elaborada, pero creo que no es el punto más importante de esta novela.

También que la figura de Dios queda un poco trivializada, y puede haber quién se ofenda un poco.

Me parece que entendiéndola de forma simbólica y quedándose con el mensaje principal, es una novela muy enriquecedora.

 

Destaco frases como…

“Lo esencial es ser honesto con uno mismo, para que nadie ni nada te intimide.”

“Cuida de ti misma ante todo y sobre todo. Pues tú eres yo y yo soy tú, y cuando cuidas de ti, cuidas de mí. Juntos, nos cuidamos el uno al otro.”

 

Léelo si…

Te apetece entretenerte con una historia bonita, fácil e inspiradora.

Léelo también si te apetece recordarte a ti mismo el valor de cada día que pasa porque estás un poco “adormecido” y has sucumbido a la queja y la frustración.

 

Para poner en práctica sus conceptos…

Como se trata de una novela, no hay unas técnicas concretas que poner en práctica, pero sí un mensaje que tener en cuenta.

Te recomiendo, por supuesto, extrapolar la situación y actitud de la protagonista a tu vida y “aplicarte el cuento”.

Creo que leí esta novela hace unos 16 años o más, y aún recuerdo detalles concretos que me hacen reaccionar y valorar las cosas en su justa medida cuando caigo en ciertos patrones de auto compasión.

 

Si ya lo has leído y te ha gustado, también puede interesarte…

Algún otro título de la misma autora, ya que todos ellos siguen una línea similar. Especialmente, puede interesarte, la continuación de este libro: “Dios en una Harley; El regreso”.

También te recomiendo “El alquimista”, de Paulo Cohelo. Es una novela, también sencilla y directa, y con un mensaje espiritual.

 

La autora…

Es Joan Brady, una novelista estadounidense cuya obra más famosa es ésta.

Antes de iniciar su carrera como escritora fue enfermera y observó como los pacientes con una fuerte fe en Dios, tenía más fortaleza para recuperarse.

Así empezó a buscar respuestas a los problemas de su vida mediante la relación con Dios y eso dio forma a todas sus obras literarias, que tienen el mismo punto de partida: la incorporación de Dios en la vida de los protagonistas.

Leer más sobre ella en wikipedia.

COMPRAR AHORA “DIOS VUELVE EN UNA HARLEY”-Ver precio

 

¿Y tú?

¿Lo has leído o te apetece hacerlo?

Cuéntamelo si quieres.

¡Feliz lectura!

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com