¿Clases de desarrollo personal? Qué, cómo y porqué.

En el post anterior, te hablé de la sensación de absoluta soledad e incomprensión que reinó en mi vida durante muchos años.

Me hubiera encantado encontrar un espacio en el que unirme con alguien que se aliara conmigo en mi camino de autoindagación y autodescubrimiento. Alguien ante quién me sintiera 100% libre de expresar lo más oscuro o aparentemente inadecuado de mí, sabiendo que no iba a juzgarme y que me cogería de la mano para que pudiera mirar en eso que me daba miedo de mí, comprenderlo y trascenderlo.

Busqué muchas alternativas. No todas fueron completamente frustrantes, pero sí detecté que lo que yo buscaba, no existía. O, al menos, no era fácil encontrarlo.

Es decir, había montones de consultas psicológicas, claro. Y acudí a algunas. En algún caso, me sirvió de algo. Otras no. En todo caso, sentía que el enfoque era mucho nás superficial del que yo necesitaba.

Yo sufría a menudo de crisis existencial. Era un anhelo del alma.

 

Necesitaba encontrar un sentido más hondo a mi vida.

 

Dar una respuesta que mi hiciera comprender con el corazón (y no solamente con la mente) algunos eventos de mi vida. Entre ellos, la muerte. La vivía entonces con gran conflicto.

No me quedó más remedio que andar mi propio camino de forma errante. Me ayudé de recursos y profesionales aquí y allá. Con algunos acertaba más que con otros, pero como mi determinación y algunas herramientas, he ido avanzando.

Estuvo bien así. En realidad fue perfecto, porque fue como se dieron las cosas.

Pero sí es cierto que esa carencia de mis años más difíciles, me inspiró a poner al servicio de otros mis recursos y aprendizajes para poder convertirme en la acompañante que yo hubiera deseado encontrar en aquel momento.

 

Mi búsqueda

 

Como te decía, yo vivía muchos momentos en los que no necesitaba una terapia como tal, porque no atravesaba un problema concreto. Sin embargo, me apetecía seguir aprendiendo sobre cuestiones de autoconocimiento o espiritualidad.

Buscaba algo más transversal, más de fondo.

 

 

Me apetecía aprender a aplicar en mi día a día lo que empezaba a comprender de forma teórica.

Me nutría a menudo, por ejemplo, de libros de gran calidad y autores de gran sabiduría. Pero echaba de menos el diálogo. Tener a alguien delante a quien compartir mis inquietudes y realizar mis preguntas. Alguien que me sirviera de referente y del que pudiera aprender con sólo observarlo; que me contara sus “trucos” y sus anécdotas en relación a lo que a mí me pasaba.

Fíjate que a mis 18 años pensaba cosas como:

 

¿Cómo puede ser que haya clases de todo, como de todos los idiomas, de ajedrez, de macramé… y no haya clases de autoconocimiento y conocimiento?

 

Piensa que hablo del año 2.000 apróximadamente, entonces no había ni mucho menos, tantos recursos como hay ahora.

Y hoy día hay muchos cursos y talleres. Sin embargo lo que yo te brindo, no lo encuentro así como así por ahí.

 

Lo que yo te ofrezco

 

Yo te ofrezco ahora un formato de acompañamiento peculiar que puede ser adecuado para ti, dependiendo de tu caso.

 

Lo que yo te ofrezco es una simbiosis entre una terapia y unas clases particulares. Algo personalizado, individual y a tu ritmo, pero cuyo objetivo no es resolver un problema y punto, sino ir aprendiendo (o redescubriendo) de forma progresiva, los recursos que necesitas para utilizar los eventos de tu vida para tu crecimiento y realización.

 

Puedes encontrar información más detallada del servicio del que te estoy hablando en esta página, para averiguar si esto es para ti.

Por lo pronto, te invito a mirar más a fondo esto, si lo que buscas para tu desarrollo interior quieres que sea…

 

 

¿En qué se diferencia esto con mis otros servicios?

 

Puedes averiguarlo mejor en el enlace anterior. Sin embargo, te digo que las sesiones que hago de consulta online, van dirigidos a un problema más específico. Con lo cual, en principio, la duración del acompañamiento es más delimitada y breve, y de mayor intensidad.

El precio también varía  (es más económico) y lo harás más a partir de enero. Voy a incrementar el precio de las sesiones online, porque requieren de mí preparación previa y un seguimiento más exhaustivo. La persona se halla en una situación crítica, así que me requiere mucha energía.

Las clases que te ofrezco son improvisadas y con un tono más ligero, puesto que no se ocupan de un problema concreto. Tu compromiso con nuestro trabajo también es más a largo plazo, así que es necesario que se trate de algo asequible y cómodo de pagar.

En todo caso te invito a revisar la página de las clases y acabar de resolver dudas.

 

¿Te interesa esto?

 

Si sientes que esto es lo que te apetece concederte para ayudarte en tu desarrollo, encontrarás en la página, un botón que te llevará a un formulario de contacto. Rellénalo brevemente contándome tu situación o puedes escribirme directamente un email a contacto@cristinahortal.com.

Te contestaré pronto y, entre l@s dos, terminaremos de concretar los detalles de nuestro trabajo junt@s.

 

 

 

 

 

 

Si te gusta, compártelo 🙂
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone
Cristina Hortal
Un buen día, harta de sentirme prisionera en mi propia vida, tomé 4 decisiones que le dieron la vuelta a todo mi escenario.
Construí una vida coherente con mis valores.
Aprendí a serme fiel por encima de todo, y hoy mantengo mi promesa de respetarme en cada decisión que tomo.
¿Quieres aprender a hacer tú lo mismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

insert emoticons powered by JavaScriptBank.com